Hemos descubierto que Edurne Iriarte, ex mujer del Ministro de Educación Wert, tiene un blog en la web MujerHoy.com. La entrada de hoy nos ha dejado patidifusos por varias razones: por lo mal escrito que está, por lo absurdo del texto y por la visión que esta mujer tiene de los gays y los bolsos. La entrada, que puedes leer aquí al completo, comienza narrando que un camarero le manchó su bolso Gucci con una copa de vino blanco:

“Sin necesidad de un psicólogo que me lo certifique, porque he tenido una prueba contundente: mi reacción al horror de que un camarero arrojara ¡una copa entera de vino! encima de mi último bolso Gucci. Recalco lo de último porque como tal último es el más querido y lo de Gucci por lo que me había costado. Y ni así me alteré. Bien es verdad que se trataba de vino blanco y creía recordar que el blanco no manchaba y bien es verdad también que el camarero era muy guapo, datos ambos que explican parte de mi extraña respuesta”

Luego sigue delirando sobre bolsos y manchas y llega a la comparación de su gusto por los bolsos al gusto de sus amigos que coleccionan coches. Lo ‘heavy’ viene cuando dice que sólo los gays pueden llevar bolsos sin que les miren mal. What?

“Lo que demuestra que pertenezco a ese amplio grupo de mujeres apasionadas de los bolsos que debe de ser comparable, supongo, al de los hombres amantes de los coches. Con la diferencia de que lo de los coches me cuesta un poco más entenderlo y lo de los bolsos hace que sienta un poco de compasión por los hombres, por lo complicado que es para ellos llevarlos, a no ser que seas gay y puedas hacerlo sin que te miren mal

 

¿Qué te parece? Opina en los comentarios:

Pincha aquí para ver los GIFs animados de la Infanta Cristina Imputada


Hemos descubierto que Edurne Iriarte, ex mujer del Ministro de Educación Wert, tiene un blog en la web MujerHoy.com. La entrada de hoy nos ha dejado patidifusos por varias razones: por lo mal escrito que está, por lo absurdo del texto y por la visión que esta mujer tiene de los gays y los bolsos. La entrada, que puedes leer aquí al completo, comienza narrando que un camarero le manchó su bolso Gucci con una copa de vino blanco:

“Sin necesidad de un psicólogo que me lo certifique, porque he tenido una prueba contundente: mi reacción al horror de que un camarero arrojara ¡una copa entera de vino! encima de mi último bolso Gucci. Recalco lo de último porque como tal último es el más querido y lo de Gucci por lo que me había costado. Y ni así me alteré. Bien es verdad que se trataba de vino blanco y creía recordar que el blanco no manchaba y bien es verdad también que el camarero era muy guapo, datos ambos que explican parte de mi extraña respuesta”

Luego sigue delirando sobre bolsos y manchas y llega a la comparación de su gusto por los bolsos al gusto de sus amigos que coleccionan coches. Lo ‘heavy’ viene cuando dice que sólo los gays pueden llevar bolsos sin que les miren mal. What?

“Lo que demuestra que pertenezco a ese amplio grupo de mujeres apasionadas de los bolsos que debe de ser comparable, supongo, al de los hombres amantes de los coches. Con la diferencia de que lo de los coches me cuesta un poco más entenderlo y lo de los bolsos hace que sienta un poco de compasión por los hombres, por lo complicado que es para ellos llevarlos, a no ser que seas gay y puedas hacerlo sin que te miren mal

 

¿Qué te parece? Opina en los comentarios:

Pincha aquí para ver los GIFs animados de la Infanta Cristina Imputada