La hija de Michael Jackson se está haciendo una mociquilla y ya empieza a trastear con su imagen personal. Se ha cortado el pelo, está enganchada a pintarse las uñas y le encanta Nirvana y Pink Floyd. Ahora ya se maquilla y hasta se ha hecho un pendiente de esos que te dilatan la oreja. Todo un cambio para la niña a la que ni siquiera le desfilaban un poquito las puntas.

Además, Paris Jackson es una chica muy moderna y tiene de todo: cuenta en Twitter (verificada y todo), en Instagram y en dos o tres sitios más que no entendemos muy bien para qué sirven. Ay Paris, qué orgulloso estará tu padre en el cielo.

La hija de Michael Jackson se está haciendo una mociquilla y ya empieza a trastear con su imagen personal. Se ha cortado el pelo, está enganchada a pintarse las uñas y le encanta Nirvana y Pink Floyd. Ahora ya se maquilla y hasta se ha hecho un pendiente de esos que te dilatan la oreja. Todo un cambio para la niña a la que ni siquiera le desfilaban un poquito las puntas.

Además, Paris Jackson es una chica muy moderna y tiene de todo: cuenta en Twitter (verificada y todo), en Instagram y en dos o tres sitios más que no entendemos muy bien para qué sirven. Ay Paris, qué orgulloso estará tu padre en el cielo.