Ambientada en el sur de Florida e interpretada por Mathew McConaughey, Nicole Kidman, Zac Effron y John Cusack, la película de Lee ‘Precious’ Daniels es una adaptación de la novela policial del escritor estadounidense Pete Dexter, publicada en 1995.Pedro Almodóvar estuvo tentado durante años con dirigir esta película, en lo que podría haber sido su debut en la industria estadounidense, y colaboró muy activamente en las primeras fases de producción y de escritura de guión.

Una vez vista la película, aunque de manera muy difuminada, se nota su mano. Nos encontramos con unos personajes y situaciones muy bizarros, encabezados por una Nicole Kidman, que lleva mucho tiempo demostrándonos que no le da vergüenza nada, interpretando a una especie de Barbie hipersexualizada, con peluca rubia, uñas fresa y largas pestañas postizas; Un Matthew McConaughey haciendo de detective con pasado oscuro y armarizado y un Zac Efron que se pasa, muy gratuitamente, media película en calzoncillos. Incluso la estructura del guión recuerda al experimento que Almodovar abordó en “Kika”, comenzando con una premisa mas bien ligera para, después, tomar derroteros mas oscuros.

Lee Daniels, director abiertamente gay, se desmelena del todo en la realización de la película, muy pop y barroca, con un montaje muy rápido y dinámico y jugando en la fotografía con varios tipos de texturas y formatos. La pega es que se queda todo en un juego que no llega a ninguna parte y que lleva a cuestionar qué es lo que realmente te está contando y con qué fines lo hace. La película no se decanta muy bien entre el despelote trash y el drama sórdido que se toma en serio.

Si te gustan las películas psicotrónicas y locas te lo pasarás bomba; hay escenas de todo tipo, como aquella en la que Nicole se mansturba en una carcel, observada por un acusado de asesinato y los policias que le custodian, escenas de ataques de medusas, destripamientos de cocodrilos, una lluvia dorada entre Nicole y Zack y aquella en la que
vemos a un McConaughey atado y amordazado desnudo. Parece que Daniels se ha empeñado en contratar a los actores mas conocidos que haya podido para ponerles en medio de situaciones imposibles y rocambolescas. Un circo vamos, la pena es que Daniels no se atreve a llegar hasta el final y cuando la película se pone mas dramática y se toma más en serio pierde gracia.

LO MEJOR: Nicole Kidman pasandoselo pipa con su personaje de ninfómana
con peluca y Zack Efron, pasandoselo mejor mostrándonos continuamente
su cuerpo.
LO PEOR: La falta de defición de la película, no queda muy claro si es
una parodia o va en serio.
EL MOMENTO: La lluvia dorada en la playa.
LA ECUACIÓN: John Walters dirigiendo un guión de Oliver Stone y Pedro Almodovar= “El chico del periódico”


Ambientada en el sur de Florida e interpretada por Mathew McConaughey, Nicole Kidman, Zac Effron y John Cusack, la película de Lee ‘Precious’ Daniels es una adaptación de la novela policial del escritor estadounidense Pete Dexter, publicada en 1995.Pedro Almodóvar estuvo tentado durante años con dirigir esta película, en lo que podría haber sido su debut en la industria estadounidense, y colaboró muy activamente en las primeras fases de producción y de escritura de guión.

Una vez vista la película, aunque de manera muy difuminada, se nota su mano. Nos encontramos con unos personajes y situaciones muy bizarros, encabezados por una Nicole Kidman, que lleva mucho tiempo demostrándonos que no le da vergüenza nada, interpretando a una especie de Barbie hipersexualizada, con peluca rubia, uñas fresa y largas pestañas postizas; Un Matthew McConaughey haciendo de detective con pasado oscuro y armarizado y un Zac Efron que se pasa, muy gratuitamente, media película en calzoncillos. Incluso la estructura del guión recuerda al experimento que Almodovar abordó en “Kika”, comenzando con una premisa mas bien ligera para, después, tomar derroteros mas oscuros.

Lee Daniels, director abiertamente gay, se desmelena del todo en la realización de la película, muy pop y barroca, con un montaje muy rápido y dinámico y jugando en la fotografía con varios tipos de texturas y formatos. La pega es que se queda todo en un juego que no llega a ninguna parte y que lleva a cuestionar qué es lo que realmente te está contando y con qué fines lo hace. La película no se decanta muy bien entre el despelote trash y el drama sórdido que se toma en serio.

Si te gustan las películas psicotrónicas y locas te lo pasarás bomba; hay escenas de todo tipo, como aquella en la que Nicole se mansturba en una carcel, observada por un acusado de asesinato y los policias que le custodian, escenas de ataques de medusas, destripamientos de cocodrilos, una lluvia dorada entre Nicole y Zack y aquella en la que
vemos a un McConaughey atado y amordazado desnudo. Parece que Daniels se ha empeñado en contratar a los actores mas conocidos que haya podido para ponerles en medio de situaciones imposibles y rocambolescas. Un circo vamos, la pena es que Daniels no se atreve a llegar hasta el final y cuando la película se pone mas dramática y se toma más en serio pierde gracia.

LO MEJOR: Nicole Kidman pasandoselo pipa con su personaje de ninfómana
con peluca y Zack Efron, pasandoselo mejor mostrándonos continuamente
su cuerpo.
LO PEOR: La falta de defición de la película, no queda muy claro si es
una parodia o va en serio.
EL MOMENTO: La lluvia dorada en la playa.
LA ECUACIÓN: John Walters dirigiendo un guión de Oliver Stone y Pedro Almodovar= “El chico del periódico”