Ay Rihanna, que no te aclaras hija mía. Mira que has dado vueltas con el tema. Primero te pega una paliza y vas llorando por las televisiones (normal) contando lo mal que lo has pasado. Luego jugueteas con el tema porque entendemos que te sentías tan culpable como Chris Brown de lo sucedido, haces un dueto, sigues jugueteando… porque claro, ¿a ver cómo te deshaces de esa papeleta?

Finalmente, tras pelearte con la pobre Karrueche consigues volver con Chris Brown basándote en que eres libre de hacer lo que te salga del útero y que nadie, ni siquiera tus fans, pueden opinar sobre con quien te relacionas. También llevas razón. Ahora, tras unas semanas en las que parecía que habías vuelto a romper con él (hija, ¿no será que tenías idealizada la relación de hace unos cuantos añitos?) subes unas fotos a Instagram en las que estás con él de compras.

Pues mira Rihanna, no te conviene. Y no nos referimos a tu relación con Chris Brown, nos referimos a irte de compras con él. Porque se ve a la legua que es un derrochón y que le gusta todo de las marcas más caras, y en un descuido se va a hacer el tonto y va a decirte “Ay Rihanna, guapa, que me he dejado la tarjeta en mi coche de alta gama” y te va a tocar pagar a ti. Tontorrona, que eres muy tontorrona.

Ay Rihanna, que no te aclaras hija mía. Mira que has dado vueltas con el tema. Primero te pega una paliza y vas llorando por las televisiones (normal) contando lo mal que lo has pasado. Luego jugueteas con el tema porque entendemos que te sentías tan culpable como Chris Brown de lo sucedido, haces un dueto, sigues jugueteando… porque claro, ¿a ver cómo te deshaces de esa papeleta?

Finalmente, tras pelearte con la pobre Karrueche consigues volver con Chris Brown basándote en que eres libre de hacer lo que te salga del útero y que nadie, ni siquiera tus fans, pueden opinar sobre con quien te relacionas. También llevas razón. Ahora, tras unas semanas en las que parecía que habías vuelto a romper con él (hija, ¿no será que tenías idealizada la relación de hace unos cuantos añitos?) subes unas fotos a Instagram en las que estás con él de compras.

Pues mira Rihanna, no te conviene. Y no nos referimos a tu relación con Chris Brown, nos referimos a irte de compras con él. Porque se ve a la legua que es un derrochón y que le gusta todo de las marcas más caras, y en un descuido se va a hacer el tonto y va a decirte “Ay Rihanna, guapa, que me he dejado la tarjeta en mi coche de alta gama” y te va a tocar pagar a ti. Tontorrona, que eres muy tontorrona.