rio-babel

Río Babel fluyó este fin de semana con más de 25.000 asistentes en una propuesta única y arriesgada que aunó a 29 artistas de España y Latinoamérica.

En el festival, que comparte nombre con un ‘hit’ de Gustavo Cerati, tuvo rumba catalana, rock, hip-hop, electrónica, funk, folk… Una variedad única que no muchos se atreverían a programar en una época en la que muchos festivales se rigen por la fórmula mágica del lleno asegurado.

El ambiente creado por los asistentes y la organización fue otro de los puntos a destacar del festival. Personas de diferentes países, parejas, grupos de amigos, incluso algunos niños. Todos en convivencia y un buen rollo comunitario que hacía al espectador formar parte de un todo.

Esperamos con ansias la edición del 2018.

rio-babel

Río Babel fluyó este fin de semana con más de 25.000 asistentes en una propuesta única y arriesgada que aunó a 29 artistas de España y Latinoamérica.

En el festival, que comparte nombre con un ‘hit’ de Gustavo Cerati, tuvo rumba catalana, rock, hip-hop, electrónica, funk, folk… Una variedad única que no muchos se atreverían a programar en una época en la que muchos festivales se rigen por la fórmula mágica del lleno asegurado.

El ambiente creado por los asistentes y la organización fue otro de los puntos a destacar del festival. Personas de diferentes países, parejas, grupos de amigos, incluso algunos niños. Todos en convivencia y un buen rollo comunitario que hacía al espectador formar parte de un todo.

Esperamos con ansias la edición del 2018.