portadabem

Sofía Vergara respira victoriosa en la batalla por la custodia de sus propios embriones. La demanda de su exnovio Nick Loeb ha sido desestimada. En ella, Loeb solicitaba la sola custodia de dos óvulos de la actriz fecundados con su esperma y congelados. Fueron fruto de la relación de la actriz colombiana, de 45 años, y el empresario estadounidense, 41, cuando en 2013 la pareja intentaba tener hijos. Un año más tarde su relación había concluido.

Según indicó el portal TMZ y luego confirmaron otras fuentes el juez indicó que no tenía jurisdicción en este caso ya que los embriones congelados fueron concebidos en California y permanecen en una clínica de Beverly Hills a la espera de una decisión legal. Al letrado no se le escapó el detalle de que Loeb pudiera presentar su demanda en Luisiana por la legislación pro vida que existe en este estado pero recordó que ni él ni Vergara tienen más vínculos con esta parte de Estados Unidos. Este fue el último intento de Loeb de ser padre a toda costa. Su demanda estaba hecha en nombre de Emma e Isabella, como llamó a los óvulos gestados, y el escrito defendía el derecho a la vida que sus progenitores habían planeado para ellas cuando residieron brevemente en Luisiana durante su relación.

La decisión del juez supone la victoria de una de las actrices mejor pagadas de la televisión gracias a su éxito con la serie Modern Family que la puso en el mapa. Han sido más de dos años de lucha legal pero en este tiempo Vergara ha sabido seguir adelante. La actriz, que tiene un hijo de una relación anterior, Manolo, se casó en noviembre de 2015 con el también actor Joe Manganiello.

En lo profesional, Vergara también está con Manganiello acompañándole en el rodaje de la película Stano mientras ella prepara el estreno de sus dos últimas películas, The Brits Are Coming y Bent. La intérprete posó divertida esta semana con un gigantesco canoli, postre de origen italiano popular en Staten Island (EEUU) donde se rueda Stano, un retrato que no dudó en colgar en su Instagram para sus 13,1 millones de seguidores.

Además, Vergara ha puesto en marcha el proyecto EBY (Empowered By You), una iniciativa que quiere micro financiar proyectos de mujeres en todo el mundo con la colección de ropa interior que piensa sacar al mercado el próximo 25 de septiembre. “No hay nada más sexy que ser tu propia jefa” es su eslogan. Como confesó en una entrevista reciente, Vergara nunca se ha sentido más segura de si misma. Al éxito de su serie y la tranquilidad que respira junto a su marido se suman las oportunidades que le están surgiendo para desarrollar su propia empresa. Además de ser el rostro de CoverGirl, la colombiana ha lanzado al mercado su propia línea de moda y su propio perfume, a los que ahora suma su colección de ropa interior. “Es lo que más seguridad me ha dado. Tener éxito en los negocios”, afirmó. Sin duda el fin de esta larga batalla legal aumentará el sentimiento.

Sofía Vergara con su ex y con su actual marido.

Sofía Vergara con su ex y con su actual marido.

portadabem

Sofía Vergara respira victoriosa en la batalla por la custodia de sus propios embriones. La demanda de su exnovio Nick Loeb ha sido desestimada. En ella, Loeb solicitaba la sola custodia de dos óvulos de la actriz fecundados con su esperma y congelados. Fueron fruto de la relación de la actriz colombiana, de 45 años, y el empresario estadounidense, 41, cuando en 2013 la pareja intentaba tener hijos. Un año más tarde su relación había concluido.

Según indicó el portal TMZ y luego confirmaron otras fuentes el juez indicó que no tenía jurisdicción en este caso ya que los embriones congelados fueron concebidos en California y permanecen en una clínica de Beverly Hills a la espera de una decisión legal. Al letrado no se le escapó el detalle de que Loeb pudiera presentar su demanda en Luisiana por la legislación pro vida que existe en este estado pero recordó que ni él ni Vergara tienen más vínculos con esta parte de Estados Unidos. Este fue el último intento de Loeb de ser padre a toda costa. Su demanda estaba hecha en nombre de Emma e Isabella, como llamó a los óvulos gestados, y el escrito defendía el derecho a la vida que sus progenitores habían planeado para ellas cuando residieron brevemente en Luisiana durante su relación.

La decisión del juez supone la victoria de una de las actrices mejor pagadas de la televisión gracias a su éxito con la serie Modern Family que la puso en el mapa. Han sido más de dos años de lucha legal pero en este tiempo Vergara ha sabido seguir adelante. La actriz, que tiene un hijo de una relación anterior, Manolo, se casó en noviembre de 2015 con el también actor Joe Manganiello.

En lo profesional, Vergara también está con Manganiello acompañándole en el rodaje de la película Stano mientras ella prepara el estreno de sus dos últimas películas, The Brits Are Coming y Bent. La intérprete posó divertida esta semana con un gigantesco canoli, postre de origen italiano popular en Staten Island (EEUU) donde se rueda Stano, un retrato que no dudó en colgar en su Instagram para sus 13,1 millones de seguidores.

Además, Vergara ha puesto en marcha el proyecto EBY (Empowered By You), una iniciativa que quiere micro financiar proyectos de mujeres en todo el mundo con la colección de ropa interior que piensa sacar al mercado el próximo 25 de septiembre. “No hay nada más sexy que ser tu propia jefa” es su eslogan. Como confesó en una entrevista reciente, Vergara nunca se ha sentido más segura de si misma. Al éxito de su serie y la tranquilidad que respira junto a su marido se suman las oportunidades que le están surgiendo para desarrollar su propia empresa. Además de ser el rostro de CoverGirl, la colombiana ha lanzado al mercado su propia línea de moda y su propio perfume, a los que ahora suma su colección de ropa interior. “Es lo que más seguridad me ha dado. Tener éxito en los negocios”, afirmó. Sin duda el fin de esta larga batalla legal aumentará el sentimiento.

Sofía Vergara con su ex y con su actual marido.

Sofía Vergara con su ex y con su actual marido.