Los escritores de la generación Beat no han tenido demasiada suerte en sus adaptaciones cinematográficas. ‘El Almuerzo Desnudo’, una de las obras más representativas de la generación, está considerada como una película maldita (comercialmente hablando) a pesar de ser una excelente adaptación de David Cronenberg se estrenó tarde y mal a nivel mundial (en algunos paises como España no se llegó a estrenar).

La obra de Jack Kerouac tampoco ha corrido mejor suerte. Varios motivos pueden ser los causantes de este maltrato cinematográfico a la Generación Beat: la densidad narrativa de sus historias, la carga espiritual que presentan y la transgresión sexual y lisérgica que cargan sus páginas. Se necesita un director personal para llevar a cabo unas obras tan complejas. David Cronenberg añadió en ‘El Almuerzo Desnudo’ toda su filosofía de ‘La Nueva carne’ (transformación interior de los personajes que se representa en mutaciones exteriores), el mismo camino que intenta recorrer ahora Walter Salles con ‘En La Carretera’

Habría varias maneras de adaptar ‘En El Camino’. historia de dos amigos muy diferentes pero complementarios, Sam, un aspirante a escritor en busca de experiencias vitales que le inspiren y Dean, un vividor que se pierde y ahoga en su propia energía. Si estuviéramos en los 70 sería una película cargada de diálogos y psicología, en los 80 se centraría en las persecuciones automovilísticas y en los 90 se cargarían las tintas en el terreno sexual. Lo que hace Walter Salles es, como hizo Cronenberg, pasar por el filtro personal una historia tan compleja. Todas las películas de Salles, desde ‘Estación Central De Brasil’ hasta ‘Diarios De Una Motocicleta’ son películas de viajes. Muestran el viaje físico de sus personajes como una representación de su viaje interior, esto hace que Salles se adapte fenomenal a esta historia de viajes por la carretera, y en el tiempo, de varios personajes.

La estrella en potencia Garrett Hedlund (‘Tron’) le dota de una presencia imponente a Dean, que va mas allá del tipico rebelde sin causa (si te aburres, al menos te deleitarás la vista con sus varios frontales y escenas de trios bisexuales). Su interpretación recuerda al Jon Voight de ‘Cowboy De Medianoche’, película con la que guarda varias semejanzas y que, si no has visto te vas corriendo a ver porque a pesar de ser del 69 es más moderna que la mitad de las pelis que se estrenan actualmente, de hecho fue la primera y única película calificada X ganadora de un Oscar. Sam Riley, el protagonista de ‘Control’ queda un poco ensombrecido por su compañero, pero hace muy bien su personaje de niño bien metido en un mundo que no comprende del todo y que al final le transforma en quien quiere ser.

En una película donde domina lo masculino. Los papeles femeninos quedan un poco desdibujados. Si superamos los prejuicios nos damos cuenta de que Kristen Stewart hace muy bien lo que le exige el papel, el mismo papel de loca drogadicta que le vimos representar en directo hace unos meses en los Oscar. Kirsten Dunst esta encantadora en su interpretación, que se ve afectada por su poca presencia en pantalla, nos deja con ganas de mas.

Una película estupenda si quieres adentrarte en los paraisos perdidos de la Generación Beat. Te hace querer saber mas sobre estos escritores y es una buena puerta de entrada a su mundo. Quién sabe… puede que te inspire para llevar a cabo tu propio viaje por la carretera…

LO MEJOR: Sintetiza muy bien todos los temas del libro, lo cual, dada la complejidad del mismo, es un logro.
LO PEOR: Te deja con ganas de más, pero eso es ideal, para eso tienes el libro.
LA ECUACIÓN: ‘Cowboy De Medianoche’ dividido por ‘El almuerzo Desnudo’ con unos toquecitos de ‘Soñadores’ de Bertolucci.
LA ACTRIZ: La Stewart repitiendo el papel que tanta fama le dio en los Oscar de este año.
LA ESCENA: El trio entre los dos protagonistas y Stewart.
EL MOMENTO: Cualquier escena de desnudo de Garrett Hedlund, que son varias.


Los escritores de la generación Beat no han tenido demasiada suerte en sus adaptaciones cinematográficas. ‘El Almuerzo Desnudo’, una de las obras más representativas de la generación, está considerada como una película maldita (comercialmente hablando) a pesar de ser una excelente adaptación de David Cronenberg se estrenó tarde y mal a nivel mundial (en algunos paises como España no se llegó a estrenar).

La obra de Jack Kerouac tampoco ha corrido mejor suerte. Varios motivos pueden ser los causantes de este maltrato cinematográfico a la Generación Beat: la densidad narrativa de sus historias, la carga espiritual que presentan y la transgresión sexual y lisérgica que cargan sus páginas. Se necesita un director personal para llevar a cabo unas obras tan complejas. David Cronenberg añadió en ‘El Almuerzo Desnudo’ toda su filosofía de ‘La Nueva carne’ (transformación interior de los personajes que se representa en mutaciones exteriores), el mismo camino que intenta recorrer ahora Walter Salles con ‘En La Carretera’

Habría varias maneras de adaptar ‘En El Camino’. historia de dos amigos muy diferentes pero complementarios, Sam, un aspirante a escritor en busca de experiencias vitales que le inspiren y Dean, un vividor que se pierde y ahoga en su propia energía. Si estuviéramos en los 70 sería una película cargada de diálogos y psicología, en los 80 se centraría en las persecuciones automovilísticas y en los 90 se cargarían las tintas en el terreno sexual. Lo que hace Walter Salles es, como hizo Cronenberg, pasar por el filtro personal una historia tan compleja. Todas las películas de Salles, desde ‘Estación Central De Brasil’ hasta ‘Diarios De Una Motocicleta’ son películas de viajes. Muestran el viaje físico de sus personajes como una representación de su viaje interior, esto hace que Salles se adapte fenomenal a esta historia de viajes por la carretera, y en el tiempo, de varios personajes.

La estrella en potencia Garrett Hedlund (‘Tron’) le dota de una presencia imponente a Dean, que va mas allá del tipico rebelde sin causa (si te aburres, al menos te deleitarás la vista con sus varios frontales y escenas de trios bisexuales). Su interpretación recuerda al Jon Voight de ‘Cowboy De Medianoche’, película con la que guarda varias semejanzas y que, si no has visto te vas corriendo a ver porque a pesar de ser del 69 es más moderna que la mitad de las pelis que se estrenan actualmente, de hecho fue la primera y única película calificada X ganadora de un Oscar. Sam Riley, el protagonista de ‘Control’ queda un poco ensombrecido por su compañero, pero hace muy bien su personaje de niño bien metido en un mundo que no comprende del todo y que al final le transforma en quien quiere ser.

En una película donde domina lo masculino. Los papeles femeninos quedan un poco desdibujados. Si superamos los prejuicios nos damos cuenta de que Kristen Stewart hace muy bien lo que le exige el papel, el mismo papel de loca drogadicta que le vimos representar en directo hace unos meses en los Oscar. Kirsten Dunst esta encantadora en su interpretación, que se ve afectada por su poca presencia en pantalla, nos deja con ganas de mas.

Una película estupenda si quieres adentrarte en los paraisos perdidos de la Generación Beat. Te hace querer saber mas sobre estos escritores y es una buena puerta de entrada a su mundo. Quién sabe… puede que te inspire para llevar a cabo tu propio viaje por la carretera…

LO MEJOR: Sintetiza muy bien todos los temas del libro, lo cual, dada la complejidad del mismo, es un logro.
LO PEOR: Te deja con ganas de más, pero eso es ideal, para eso tienes el libro.
LA ECUACIÓN: ‘Cowboy De Medianoche’ dividido por ‘El almuerzo Desnudo’ con unos toquecitos de ‘Soñadores’ de Bertolucci.
LA ACTRIZ: La Stewart repitiendo el papel que tanta fama le dio en los Oscar de este año.
LA ESCENA: El trio entre los dos protagonistas y Stewart.
EL MOMENTO: Cualquier escena de desnudo de Garrett Hedlund, que son varias.