Ay Miley Cyrus, hija mía, qué locatis te estás volviendo. Hace unos días tuiteabas a tu padre con desdén y hoy vas y le amenazas diciéndole que si no te contesta los mensajes en una hora vas a contar “la verdad”. Para colmo adjuntas una foto de una actriz que trabajó con tu padre en un musical hace unos meses… ¿Qué quieres decir Miley?

Pues no quieres decir nada porque luego has ido y has borrado el tweet. Además, luego has escrito que tu cuenta de Twitter se ha vuelto loca y ha tuiteado eso en contra de tu voluntad. Miley, cariño, tu cuenta de Twitter no es un oráculo ni un robot de inteligencia artificial.

¿Todo esto ha sido para dejar a tu padre en evidencia? Muchacha, que estás de promo, olvídate de los tejemanejes familiares: en todas las casas cuecen habas, no te preocupes.


Ay Miley Cyrus, hija mía, qué locatis te estás volviendo. Hace unos días tuiteabas a tu padre con desdén y hoy vas y le amenazas diciéndole que si no te contesta los mensajes en una hora vas a contar “la verdad”. Para colmo adjuntas una foto de una actriz que trabajó con tu padre en un musical hace unos meses… ¿Qué quieres decir Miley?

Pues no quieres decir nada porque luego has ido y has borrado el tweet. Además, luego has escrito que tu cuenta de Twitter se ha vuelto loca y ha tuiteado eso en contra de tu voluntad. Miley, cariño, tu cuenta de Twitter no es un oráculo ni un robot de inteligencia artificial.

¿Todo esto ha sido para dejar a tu padre en evidencia? Muchacha, que estás de promo, olvídate de los tejemanejes familiares: en todas las casas cuecen habas, no te preocupes.