Ángela Rodicio, esa corresponsal que posee la voz más aterciopelada de la televisión en España, se encuentra cubriendo las revueltas en El Cairo y ayer se llevó un susto de los buenos. Ella y sus dos colegas en plató.

Estaba leyendo la entradilla con su melódico tono y de repente, zasca, un petardo estalló en su mismísima cara. La cara de susto es impagable y el saltito que dan las chicas en plató es tremendo también. Aquí tienes la chorrada del día:


Ángela Rodicio, esa corresponsal que posee la voz más aterciopelada de la televisión en España, se encuentra cubriendo las revueltas en El Cairo y ayer se llevó un susto de los buenos. Ella y sus dos colegas en plató.

Estaba leyendo la entradilla con su melódico tono y de repente, zasca, un petardo estalló en su mismísima cara. La cara de susto es impagable y el saltito que dan las chicas en plató es tremendo también. Aquí tienes la chorrada del día: