Lucía Etxebarría abandonó ayer el concurso ‘El Campamento’ de Telecinco tras darse cuenta de que había sido un error para ella entrar en un programa de ese tipo. Se ha dado cuenta de que ella, que es una escritora de éxito, culta, formada… se ha encontrado con una jauría de personas que viven del puro espectáculo y encima consiguen hacer que ella quede mal precisamente por tener éxito y haber trabajado en su carrera.

Antes de su abandono leyó una carta de un minuto en la que desmontaba todo lo que mucha gente inocente no sabe: que los participantes cobran por semana (ella concretamente 6.000 euros por semana, el premio final es lo de menos), que todo está editado, que muchos de los concursantes saben perfectamente qué imagen tienen que dar delante de la cámara, etc. Estas revelaciones nos dan que pensar, por ejemplo, en: si Lucía que es la estrella cobra 6.000 ¿cuánto cobra la niña del pelo trenzado? ¿500 a la semana? ¿Y Mónica Pont? ¿350?

Este vídeo es muy guay porque en un minuto, mientras desmonta todo lo que comentamos en el párrafo anterior, se enfocan los rostros de los otros participantes que reaccionan nerviosos tras quedar expuestos. Mira, mira:

LEE AQUÍ LA CARTA QUE ESCRIBIÓ LUCÍA ETXEBARRÍA EXPLICANDO SUS RAZONES PARA ENTRAR AL PROGRAMA

Por cierto, creemos que seres como la chica esa del pelo trenzado o el ex bailarín con problemas de sobrepeso no deberían ser financiados ni por puro espectáculo.


Lucía Etxebarría abandonó ayer el concurso ‘El Campamento’ de Telecinco tras darse cuenta de que había sido un error para ella entrar en un programa de ese tipo. Se ha dado cuenta de que ella, que es una escritora de éxito, culta, formada… se ha encontrado con una jauría de personas que viven del puro espectáculo y encima consiguen hacer que ella quede mal precisamente por tener éxito y haber trabajado en su carrera.

Antes de su abandono leyó una carta de un minuto en la que desmontaba todo lo que mucha gente inocente no sabe: que los participantes cobran por semana (ella concretamente 6.000 euros por semana, el premio final es lo de menos), que todo está editado, que muchos de los concursantes saben perfectamente qué imagen tienen que dar delante de la cámara, etc. Estas revelaciones nos dan que pensar, por ejemplo, en: si Lucía que es la estrella cobra 6.000 ¿cuánto cobra la niña del pelo trenzado? ¿500 a la semana? ¿Y Mónica Pont? ¿350?

Este vídeo es muy guay porque en un minuto, mientras desmonta todo lo que comentamos en el párrafo anterior, se enfocan los rostros de los otros participantes que reaccionan nerviosos tras quedar expuestos. Mira, mira:

LEE AQUÍ LA CARTA QUE ESCRIBIÓ LUCÍA ETXEBARRÍA EXPLICANDO SUS RAZONES PARA ENTRAR AL PROGRAMA

Por cierto, creemos que seres como la chica esa del pelo trenzado o el ex bailarín con problemas de sobrepeso no deberían ser financiados ni por puro espectáculo.