Síguenos, Marijose

Televisión

La ridícula rabieta de Lucía Etxebarria en Facebook

Lucía Etxebarria la ha vuelto a liar en Facebook. Ella, que no sabemos cómo pero se ve envuelta en todos los temas de actualidad y en todos los temas polémicos, ha publicado un mensaje en su perfil oficial de Facebook (red social a la que ha criticado en multitud de ocasiones) diciendo lo siguiente:

“hago constar primero que EN MI BARRIO NO HAY TIENDAS DE COCINA PORQUE VIVO EN UN P-TO BARRIO GENTRIFICADO, Y QUE NO SÉ CONDUCIR., NI TENGO COCHE DICHO LO CUAL Escribo desde la desesperación absoluta El día 30 de diciembre compré una vitrocerámica on line en MediaMarkt España, online Me enviaron dos notas diferentesUna decía que mi pedido llegaría el día 2, otra el día 4 Escribo esto el día 7 a las ocho y media de la tardeDesde el día 3 he llamado CADA DÍA, CADA DÍA, a media Markt, y CADA DÍA me dicen que ” mañana le llaman ” o ” mañana se lo traen”. Nadie me ha llamadome presenté incluso en la tienda de la calle del Carmen¿ Os ha pasado algo parecido? ¿ Alguien sabe lo que debo hacer ahora?Me he quedado sin poder hacer regalo de reyes por la vitro. Y ahora ni puedo cocinar ni tengo un duro ni tengo vitro y he perdido 258 euros”

Vamos, que no puede ni cocinar, ni hacer las recetas que hizo en su paso por ‘Ven A Cenar Conmigo: Gourmet Edition’.

Lo hemos transcrito tal cuál lo ha escrito ella. Sí, está fatal escrito, pero Lucía ha dicho en varias ocasiones que tiene problemas de visión (a pesar de que le han comentado decenas de veces cómo se cambia el tamaño de la letra en el ordenador y otros dispositivos) Pero a lo que vamos. Que Lucía se queja de que ha comprado una vitrocerámica en MediaMarkt (ella, la defensora del pequeño comercio) y que no le ha llegado aún.

Para excusarse por haber comprado en una cadena (que ya ves tú, ni que fuese pecado) Lucía alega que su barrio es un put* barrio gentrificado, que no sabe conducir y que no tiene coche, por lo que está absolutamente desesperada.

Algunas de sus seguidoras, rápidamente, le han indicado que compre una por su barrio, incluso han hecho búsquedas de este tipo de comercios en la zona donde vive Lucía (que no lo diremos aunque ella lo ha dicho en multitud de ocasiones) y han encontrado más de 10 establecimientos.

Pero ella, en vez de agradecer, contesta de malas maneras, en mayúscula, subida en el burro del que no quiere bajar. Porque ella cuando se sube en un burro no se baja ni ante las mayores evidencias: “QUE EN MI BARRIO NO HAY TIENDAS DE ESE TIPO, QUE VIVO EN EL CENTRO DE MADRID Y ESTÁ GENTRIFICADO”

Síguenos