Síguenos, Marijose

Televisión

Lucia Pariente se abre como nunca en ‘Secret Story’

Noche de emociones en la nueva gala de La casa de los secretos, presentada por Carlos Sobera. Lucía Pariente se ha expuesto como nunca antes en la ‘Línea secreta de la vida’. La concursante ha hablado de su vida privada, su nieto, su marido, su hija, su madre, su infancia y adolescencia, sus primeros trabajos… Los espectadores ha descubierto qué se esconde detrás de la madre de Alba Carrillo. 

“La persona más importante de mi vida ha sido mi madre”, empezaba diciendo Pariente, nerviosa, midiendo sus palabras. Emocionada, Lucía ha recordado su infancia desvelando que a los catorce años se hizo “adulta” debido a la separación de sus padres y a la enfermedad de su madre.

“Me metí a trabajar en una casa como asistenta. Fue una experiencia muy bonita. Estuve bastante tiempo y fui muy feliz”, dice.

Lucía Pariente se ha enfrentado a una de las dinámicas más duras de ‘La casa de los secretos’: exponerse como nunca antes en la ‘Línea secreta de la vida’. A la concursante, además, no le gusta mucho hablar de su vida privada.

Pero en ‘La casa de los secretos: cuenta atrás’ hemos podido descubrir más sobre ella. La concursante explicó que uno de sus mayores logros había sido formar su propia familia. Reconociendo que solo se ha casado por trámites burocráticos porque no cree “en el matrimonio”, eso no quitó que se deshiciese en elogios sobre su marido. 

Mi relación es muy buena, maravillosa. Es la persona que siempre se mantiene en la sombra. Cuando me ve caída coge un teléfono y viene corriendo. Es la persona que siempre que me pregunta le digo que soy feliz y siempre me responde que ‘Siempre vivió de ilusiones la tonta de los coj****”, confesó. “A mí me basta muy poquito para ser feliz“, matizaba después.

La concursante explicó que uno de sus mayores logros había sido formar su propia familia: “Mi vida es mi familia”, deja claro Lucía, que reconoció que se casó por trámites burocráticos porque no cree en el matrimonio, “pero por cosas de la vida Carlitos, Alba y yo fuimos una familia”,dice emocionada. 

Este martes, Telecinco emitió una nueva entrega de Secret Story: cuenta atrás, la gala presentada por Carlos Sobera. En ella, y tal y como se había adelantado, tuvieron un careo Lucía Pariente y Cristina Porta.

Y es que, Pariente se postulaba para registrar un secreto que creía que era de Porta: “Quería ser monja y me ofrecieron ser skort”. Para ello, ambas se reunieron en el cubo, aunque apenas intercambiaron informaciones y, rápidamente, la militar registró su apuesta, compartiendo que lo hacía por descarte.

Poco después, averiguó que estaba en lo cierto, haciéndose con las tres bolas que atesoraba la periodista, por lo que Pariente tiene ya cuatro en su poder. Porta aprovechó para explicar su secreto.

“Fue una época muy corta de mi vida, fui a un colegio de monjas, creía mucho en Dios, me llevaba muy bien con ellas y quería ser monja. Luego se me pasó, me hice un poquito más mayor y ya de monja tengo poco“, bromeó. 

Eso sí, Porta presumió de las cualidades que, a día de hoy, la unen a las monjas: su “buen corazón” y su intuición a la hora de detectar a malas personas. Con respecto a su propuesta como skort, la madrileña contó que le habia ocurrido en numerosas ocasiones en las redes sociales.

Síguenos