Pues tiene un fin prácticamente sexual… o de supervivencia. Las distintas especies de luciérnagas usan sus propios códigos de parpadeo para atraer a las de su misma especie y así copular. Qué listas son…

Además de para sus placeres más íntimos, hay luciérnagas que imitan los parpadeos de otras especies diferentes de su misma familia para atraerlas y así comérselas.

Vamos, que el parpadeo de una luciérnaga puede pasar de ser una noche de sexo desenfrenado o la genésis de un crimen animal con premeditación y alevosía.

Pues tiene un fin prácticamente sexual… o de supervivencia. Las distintas especies de luciérnagas usan sus propios códigos de parpadeo para atraer a las de su misma especie y así copular. Qué listas son…

Además de para sus placeres más íntimos, hay luciérnagas que imitan los parpadeos de otras especies diferentes de su misma familia para atraerlas y así comérselas.

Vamos, que el parpadeo de una luciérnaga puede pasar de ser una noche de sexo desenfrenado o la genésis de un crimen animal con premeditación y alevosía.