Ayer la prensa se llenaba la boca con el titular de que un jugador de fútbol había sido suspendido de por vida por hacer un saludo nazi. Pues mira, guapa, ni lo uno ni lo otro. Giorgos Katidis metió un gol y lo celebró levantando el brazo como lo hacían los nazis. Al llegar al vestuario tras terminar el partido vio la que se había liado en Twitter y se apresuró a pedir perdón diciendo que no era nazi y que había hecho ese gesto de forma espontánea. La parte de la suspensión viene por parte de la selección griega de fútbol, que en pocas horas ya tenía un comunicado diciendo que no jugaría nunca más en la selección, por nazi. Toma ya. Pero vamos, que el chico puede seguir jugando al fútbol en cualquier otro sitio.

En señal de apoyo a Giorgos Katidis le dedicamos una galería de fotos de él sin camiseta.

Ayer la prensa se llenaba la boca con el titular de que un jugador de fútbol había sido suspendido de por vida por hacer un saludo nazi. Pues mira, guapa, ni lo uno ni lo otro. Giorgos Katidis metió un gol y lo celebró levantando el brazo como lo hacían los nazis. Al llegar al vestuario tras terminar el partido vio la que se había liado en Twitter y se apresuró a pedir perdón diciendo que no era nazi y que había hecho ese gesto de forma espontánea. La parte de la suspensión viene por parte de la selección griega de fútbol, que en pocas horas ya tenía un comunicado diciendo que no jugaría nunca más en la selección, por nazi. Toma ya. Pero vamos, que el chico puede seguir jugando al fútbol en cualquier otro sitio.

En señal de apoyo a Giorgos Katidis le dedicamos una galería de fotos de él sin camiseta.