Discos y Películas

Reseña: ‘Un amor entre dos mundos’, arriba y abajo


Hoy se estrena ‘Upside Down: Un amor entre dos mundos’, producción franco canadiense firmada por el debutante Juan Solanas. La película cuenta la historia de un universo formado por dos mundos diferentes, que co existen uno encima del otro retroalimentándose, aunque no pueden mezclarse entre si mismos. Entre esos dos mundos, dos jóvenes intentan desafiar a las leyes de la gravedad, y de la multinacional que maneja los hilos de su universo que los mantiene separados.

Si algo se echa de menos en el cine fantástico reciente, y que encontramos en esta película, es la sencillez, la falta de pretensiones. Cada nueva película de superhéroes o de ciencia ficción busca ser el film definitivo en la materia, disfrazando la historia de siempre de profundidad vacía para engañar al espectador. No estan nada mal los Batman de Nolan, o ‘Los Vengadores’ de mas de dos horas y media de duración, pero a veces uno quiere sólo pasárselo bien y emocionarse, sin más.

Si ‘Un amor entre dos mundos’ triunfa en algo es en presentarnos un universo propio y complejo, pero narrado a través de una historia tan sencilla como la busqueda de un amor perdido. Ni un tópico del género falta en esta película: dos mundos separados por una serie de normas complejas que les impide mezclarse, dos amantes separados entre esos dos mundos, una todopoderosa compañía que hace lo posible por truncar el encuentro, animales míticos, paisajes de cómic, persecuciones imposibles desafiando a las leyes de la gravedad y un héroe mítico que consigue cambiar el orden establecido. Pueden ser tópicos, sí, pero te lo cuentan de una manera tan inocente y con tal sentido de la maravilla que te lo crees y lo disfrutas.

El diseño de producción es impresionante, recuerda a ‘Brazil’ de Terry Gilliam mezclado con el ambiente futurista y sucio de ‘Minority Report’. No en vano es el mismo diseñador de la película de Spielberg. La fotografía guarda muchas semejanzas con la de ‘La vida de Pi’, un tipo de fotografía muy efectista, llena de efectos lumínicos y muy retocada digitalmente que no quita protagonismo a la historia.

Si echas de menos películas como ‘Lady Halcón’ o el ‘Superman’ de 1978, películas sencillas, que sólo buscan entretener a través de la fantasía y la imaginación esta es la gran apuesta para el fin de semana. Seguro que durante hora y media te olvidarás de tus problemas para vivir las aventuras del protagonista…¿y para quées el cine sino para eso?

LO MEJOR: El diseño de producción. Alex McDowell (Minority Report) hace que cada plano resulte casi una obra de arte.
LO PEOR: Quizás con unos actores mas carismáticos la peli hubiera ganado puntos.
EL PLANO: El protagonista “cayendo” entre dos oceanos.
EL DECORADO: El “Café Dos Mundos”, un antiguo teatro reformado en sala de fiestas decadente que permite, y esta capacitado, entrar a los habitantes de los dos mundos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *