Delirante noticia la que acabamos de conocer: la justicia de Estados Unidos ha dado la razón a los rabinos que demandaban poder seguir con una tradición judía que consiste en succionar el pene de los bebés tras practicarles la circuncisión. Vamos, como si fuera la cabeza de una gamba recién mutilada.

La Justicia cree que no supone ningún daño moral ni sexual hacia los bebés pero claro, el titular ya lo han generado: Rabinos chupa penes de bebés. Algunos judíos realizan una ceremonia en la que cortan el prepucio a los niños cuando tienen sus primeros ocho días de vida. Una vez quitado el pellejo el rabino lame el glande del bebé. ¡Qué aproveche!

Más allá de la imagen que provoca este hecho hay cuestiones sanitarias que indican que esta práctica no es buena para el bebé. Ha habido casos en los que bebés de ocho días han contraído herpes porque el rabino que les lamió el glande era portador del virus. Menuda gracia, ¿no?


Delirante noticia la que acabamos de conocer: la justicia de Estados Unidos ha dado la razón a los rabinos que demandaban poder seguir con una tradición judía que consiste en succionar el pene de los bebés tras practicarles la circuncisión. Vamos, como si fuera la cabeza de una gamba recién mutilada.

La Justicia cree que no supone ningún daño moral ni sexual hacia los bebés pero claro, el titular ya lo han generado: Rabinos chupa penes de bebés. Algunos judíos realizan una ceremonia en la que cortan el prepucio a los niños cuando tienen sus primeros ocho días de vida. Una vez quitado el pellejo el rabino lame el glande del bebé. ¡Qué aproveche!

Más allá de la imagen que provoca este hecho hay cuestiones sanitarias que indican que esta práctica no es buena para el bebé. Ha habido casos en los que bebés de ocho días han contraído herpes porque el rabino que les lamió el glande era portador del virus. Menuda gracia, ¿no?