eliad

Eliad Cohen lleva dos polémicas acumuladas en los tres últimos meses relacionadas con su forma de ver el mundo gay. Como diría Oto Vans “¿Qué la suceda?”. La primera fue su vídeo de presentación en ‘Supervivientes’ donde decía que quería “normalizar la imagen” de los gays en televisión, donde según él suelen ser “extravagantes”. La segunda polémica ha sido a raíz de un vídeo realizado por él en el que un garrulo proyecta sus complejos sobre un mariquita y más tarde aparece Eliad (que es otro mariquita pero con más músculos y más pelo que el primer mariquita del vídeo) y hace que el agresor se cague de miedo.

Primero, ¿por qué ha habido polémica con estos dos vídeos? Pues básicamente porque repiten como un mantra que el ser gay hay que normalizarlo, que si pareces un hombre (entendiendo como hombre el canon de los gladiadores de Roma) todo estará bien pero que si te sales de la norma entrarás en una zona de peligro. Estamos seguros de que las palabras de Eliad están llenas de buenas intenciones y no creemos que sea homófobo, pero sí creemos que alguien debería contarle unas cuantas cositas de lo que significa realmente ser maricón (o lo que sea).

Por eso nos extraña también que en entrevistas como la que ha dado al diario El País se sorprenda de que haya sido objeto de la polémica: “¡Cómo puede pensar alguien que soy homófobo en ningún sentido! Nadie se ha puesto en mi lugar, el idioma todavía me juega malas pasadas, no hablo español perfectamente…”. Cariño Eliad, en el vídeo no se habla ni una puta palabra, así que la excusa del idioma no vale. Y en la propia entrevista ya vuelve a salir el mismo temita: “Además, se aleja de la imagen de macho que le achacan reconociendo que le encantan las divas del pop como Madonna y que es un fan de Eurovisión.” Pero bueno, ¿no se puede ser “macho” y hacer ‘vogueing’?, ¿solo las “pasivas terminales” ven Eurovisión? De verdad, Eliad, lo mejor que puedes hacer es dejar de usar etiquetas, porque las pones todas en el sitio menos indicado.

Y mira, nosotros no te vamos a gritar homófobo ni nada por el estilo, solo te vamos a decir, que lo que ha molestado a mucha gente es esa intención de “normalizar” en un sector de la población donde la variedad no se castiga, hay de todo y bajo esa bandera todos se sienten iguales, sean más o menos mariquitas. Quizás sientas la necesidad de hacer algo por la comunidad gay y quizás lo tuyo no sea ser hacer vídeos, quizás incluso ni siquiera tengas ganas de ser un icono gay, y tampoco pasa nada. Quizás haciendo feliz a la gente con tus fiestas estás más que en paz con los mariquitas del mundo.

Para terminar la entrevista deja de lado su faceta de icono gay y sale la de empresario: “Este año va a ser una locura, os lo aviso porque viajo por partes y allá donde voy todo el mundo me ha dicho que va a estar en el World Pride de Madrid. Pido un poco más de paciencia a todo el mundo, a la hora de hacer colas, pedir las bebidas, desplazarse, etc.”. Pues chica, Eliad, ¿para qué te metes en camisas de once varas si lo que se te da bien es organizar fiestas?

Te recomendamos ‘When We Rise’, que está ahora mismo en HBO, ‘Paris is Burning’, que está en Netflix y ‘W.E.’ de Madonna, que no viene al cuento pero siempre tratamos difundir la palabra de Dios.

eliad

Eliad Cohen lleva dos polémicas acumuladas en los tres últimos meses relacionadas con su forma de ver el mundo gay. Como diría Oto Vans “¿Qué la suceda?”. La primera fue su vídeo de presentación en ‘Supervivientes’ donde decía que quería “normalizar la imagen” de los gays en televisión, donde según él suelen ser “extravagantes”. La segunda polémica ha sido a raíz de un vídeo realizado por él en el que un garrulo proyecta sus complejos sobre un mariquita y más tarde aparece Eliad (que es otro mariquita pero con más músculos y más pelo que el primer mariquita del vídeo) y hace que el agresor se cague de miedo.

Primero, ¿por qué ha habido polémica con estos dos vídeos? Pues básicamente porque repiten como un mantra que el ser gay hay que normalizarlo, que si pareces un hombre (entendiendo como hombre el canon de los gladiadores de Roma) todo estará bien pero que si te sales de la norma entrarás en una zona de peligro. Estamos seguros de que las palabras de Eliad están llenas de buenas intenciones y no creemos que sea homófobo, pero sí creemos que alguien debería contarle unas cuantas cositas de lo que significa realmente ser maricón (o lo que sea).

Por eso nos extraña también que en entrevistas como la que ha dado al diario El País se sorprenda de que haya sido objeto de la polémica: “¡Cómo puede pensar alguien que soy homófobo en ningún sentido! Nadie se ha puesto en mi lugar, el idioma todavía me juega malas pasadas, no hablo español perfectamente…”. Cariño Eliad, en el vídeo no se habla ni una puta palabra, así que la excusa del idioma no vale. Y en la propia entrevista ya vuelve a salir el mismo temita: “Además, se aleja de la imagen de macho que le achacan reconociendo que le encantan las divas del pop como Madonna y que es un fan de Eurovisión.” Pero bueno, ¿no se puede ser “macho” y hacer ‘vogueing’?, ¿solo las “pasivas terminales” ven Eurovisión? De verdad, Eliad, lo mejor que puedes hacer es dejar de usar etiquetas, porque las pones todas en el sitio menos indicado.

Y mira, nosotros no te vamos a gritar homófobo ni nada por el estilo, solo te vamos a decir, que lo que ha molestado a mucha gente es esa intención de “normalizar” en un sector de la población donde la variedad no se castiga, hay de todo y bajo esa bandera todos se sienten iguales, sean más o menos mariquitas. Quizás sientas la necesidad de hacer algo por la comunidad gay y quizás lo tuyo no sea ser hacer vídeos, quizás incluso ni siquiera tengas ganas de ser un icono gay, y tampoco pasa nada. Quizás haciendo feliz a la gente con tus fiestas estás más que en paz con los mariquitas del mundo.

Para terminar la entrevista deja de lado su faceta de icono gay y sale la de empresario: “Este año va a ser una locura, os lo aviso porque viajo por partes y allá donde voy todo el mundo me ha dicho que va a estar en el World Pride de Madrid. Pido un poco más de paciencia a todo el mundo, a la hora de hacer colas, pedir las bebidas, desplazarse, etc.”. Pues chica, Eliad, ¿para qué te metes en camisas de once varas si lo que se te da bien es organizar fiestas?

Te recomendamos ‘When We Rise’, que está ahora mismo en HBO, ‘Paris is Burning’, que está en Netflix y ‘W.E.’ de Madonna, que no viene al cuento pero siempre tratamos difundir la palabra de Dios.