Macarena Rey

Valero Rioja, uno de los mejores retratistas de nuestro país, ha sido el encargado de fotografiar a la actriz Macarena García con un iPhone 7 Plus, con luz natural y sin ningún retoque, para la portada de agosto de la revista Fotogramas.

La sesión la ha hecho el fotógrafo Valero Rioja que resume su experiencia como “emocionante, soy usuario de iPhone desde el primero que salió, y para mí ha sido increíble publicar una fotografía hecha con el mejor smartphone del mundo. Estoy muy habituado a usarlo en todos los ámbitos de mi vida, y añadir esta experiencia a mi faceta profesional me he hecho mucha ilusión”.

Una de las claves de esta acción fue la localización, elegida por Rioja: “Al ser la portada de Agosto, debía dar sensación de verano, de calidez. Por eso elegimos un ambiente desértico, con espigas secas y rocas doradas que iba muy bien con la hora en la que la tomamos. Los fotógrafos la conocemos como la hora dorada, poco antes de que se ponga el sol, acercándose al horizonte, muy bajo. Si haces un retrato a esa hora, la luz que se proyecta sobre la persona, tiene unos matices cálidos que crean unos retratos mágicos y muy espectaculares”. Respecto a no retocar la imagen, el fotógrafo opina que “con una buena luz no hace falta retoque, el sol a esa hora es como un gran foco dorado apuntando directamente a la cara del personaje, es perfecto”, concluye Rioja.

Macarena Rey

Valero Rioja, uno de los mejores retratistas de nuestro país, ha sido el encargado de fotografiar a la actriz Macarena García con un iPhone 7 Plus, con luz natural y sin ningún retoque, para la portada de agosto de la revista Fotogramas.

La sesión la ha hecho el fotógrafo Valero Rioja que resume su experiencia como “emocionante, soy usuario de iPhone desde el primero que salió, y para mí ha sido increíble publicar una fotografía hecha con el mejor smartphone del mundo. Estoy muy habituado a usarlo en todos los ámbitos de mi vida, y añadir esta experiencia a mi faceta profesional me he hecho mucha ilusión”.

Una de las claves de esta acción fue la localización, elegida por Rioja: “Al ser la portada de Agosto, debía dar sensación de verano, de calidez. Por eso elegimos un ambiente desértico, con espigas secas y rocas doradas que iba muy bien con la hora en la que la tomamos. Los fotógrafos la conocemos como la hora dorada, poco antes de que se ponga el sol, acercándose al horizonte, muy bajo. Si haces un retrato a esa hora, la luz que se proyecta sobre la persona, tiene unos matices cálidos que crean unos retratos mágicos y muy espectaculares”. Respecto a no retocar la imagen, el fotógrafo opina que “con una buena luz no hace falta retoque, el sol a esa hora es como un gran foco dorado apuntando directamente a la cara del personaje, es perfecto”, concluye Rioja.