Ayer se aprobó que los toros fuesen patrimonio cultural español. Algo que no ha gustado a mucha gente pero que ha caído como Agua de Mayo para el gremio de los toreros. Gremio de una industria de capa caída durante los últimos años que ve en esta declaración todo un filón para resucitar “””””La Fiesta Nacional”””””” (con muchas comillas)


“Güeeepa” (Vanitas)

Hay mucho discurso absurdo sobre los derechos de los animales que proviene de gente que come carne, tampoco parecen tener mucha validez o por lo menos coherencia. Lo que a mi en particular sí me vale es que, ya que es casi imposible acabar con la crueldad animal en la industria alimenticia, que por lo menos no se declare bien cultural un espectáculo donde se maltratan animales para el disfrute lúdico de unos espectadores. Repito que no me vale el discurso de justificar la matanza de animales para comer, pero lo de los toros, ahora que era una industria moribunda, se podían haber ahorrado potenciarla con lo que han hecho de declararlos bien cultural.

Mucho mejor estaría que algunos toreros como Jose Mari Manzanares fuesen bien cultural, para que todos pudiésemos hacer disfrute de él.

 

Ayer se aprobó que los toros fuesen patrimonio cultural español. Algo que no ha gustado a mucha gente pero que ha caído como Agua de Mayo para el gremio de los toreros. Gremio de una industria de capa caída durante los últimos años que ve en esta declaración todo un filón para resucitar “””””La Fiesta Nacional”””””” (con muchas comillas)


“Güeeepa” (Vanitas)

Hay mucho discurso absurdo sobre los derechos de los animales que proviene de gente que come carne, tampoco parecen tener mucha validez o por lo menos coherencia. Lo que a mi en particular sí me vale es que, ya que es casi imposible acabar con la crueldad animal en la industria alimenticia, que por lo menos no se declare bien cultural un espectáculo donde se maltratan animales para el disfrute lúdico de unos espectadores. Repito que no me vale el discurso de justificar la matanza de animales para comer, pero lo de los toros, ahora que era una industria moribunda, se podían haber ahorrado potenciarla con lo que han hecho de declararlos bien cultural.

Mucho mejor estaría que algunos toreros como Jose Mari Manzanares fuesen bien cultural, para que todos pudiésemos hacer disfrute de él.