1.La corbata rellenable de alcohol. ¡Nada mejor para ahogar tus penas en la oficina sin que nadie sospeche!

2.El calendario con burbujas de plástico.

3.El marca páginas regulable que no sólo te dice por qué página vas sino que también te señala la línea dónde te quedaste

4.La almohada con hueco para meter el bracito por debajo (y así poder abrazar a quien duerme contigo… Oooooh)

5.Estos auriculares que podrás usar mientras te quedas dormido

6.Este vaso que remueve el cacao y la leche por ti

7.Esta mochila que se convierte en hamaca en un instante

“Tacháaaan”

1.La corbata rellenable de alcohol. ¡Nada mejor para ahogar tus penas en la oficina sin que nadie sospeche!

2.El calendario con burbujas de plástico.

3.El marca páginas regulable que no sólo te dice por qué página vas sino que también te señala la línea dónde te quedaste

4.La almohada con hueco para meter el bracito por debajo (y así poder abrazar a quien duerme contigo… Oooooh)

5.Estos auriculares que podrás usar mientras te quedas dormido

6.Este vaso que remueve el cacao y la leche por ti

7.Esta mochila que se convierte en hamaca en un instante

“Tacháaaan”