Connect with us

Música

Javiera Mena: «Mi vídeo favorito es ‘Luz de Piedra de Luna'»

Esta semana hemos tenido el placer de charlar con Javiera Mena, que llega desde Chile una vez más para presentar su nuevo disco en España: ‘Espejo’. Durante casi una hora hablamos de su carrera, de su manera de componer, de las diferencias entre la autogestión y el estar en una multinacional… De todo. Javiera Mena es de las artistas que se abren en las entrevistas y da todo de su parte para que el resultado sea enriquecedor. Este fin de semana estará en el Festival Tomavistas y próximamente la podrás ver en el Primavera Sound, en Bilbao y también en Murcia. Este verano también estará en Low Festival.

‘Otra Era’ ha sido hasta el momento tu disco más exitoso en términos de cifras, lo has estado promocionando con conciertos hasta hace unos meses, ¿en qué momento decidiste parar para ponerte a crear ‘Espejo’? ¿Te resultó difícil hacerlo en mitad de tantos viajes y shows?

Sí… creo que no paré, era algo que hacía entremedio. Cuando hubo que parar fue cuando ya había que entrar realmente a producir en el estudio, pero yo siempre estuve creando las canciones entremedias de promocionar ‘Otra Era’. El parón vino como ya en la última etapa, en los últimos cuatro meses que produje ‘Espejo’. Ahí sí que hice un parón pero el resto fue como entremedio…

¿De dónde sacaste el tiempo y la tranquilidad entre ese ‘maremagnum’ de viajes para poder embarcarte en algo tan grande como un nuevo album?

Tuve un momento que me aislé en mi casa unas dos semanas, y luego otras dos semanas, pero en general estoy muy acostumbrada a componer incluso con gente alrededor, porque me pongo los audífonos en la computadora. Entonces no tuve que hacer eso de «un mes una casa en la playa», eso no existe en mi vida. Siempre en un avión o así, estoy acostumbrada a hacerlo así, es mi modo de trabajo.

Es la primera vez que no cuentas con Cristian Heyne como co productor, ¿te costó tomar la decisión?, ¿fue algo premeditado?,¿hay alguna historia morbosa o truculenta detrás de la decisión de no trabajar más con él?

(Risas) No. Simplemente fue que ya con ‘Otra Era’ sentí… sentimos que ya la relación ya había llegado a su fin. Fue algo que se dio naturalmente que yo para ‘Espejo’ me propusiera trabajar con otra gente. Tenía muchas ganas de colaborar con El Guincho también… hubiese trabajado más temas con él pero por tiempo no se dio, así que busqué otros productores en Chile… Más que nada eran ganas de renovarse, no sé por qué se dio así, pero nada truculento (risas).

La primera vez que escuché ‘Dentro de Ti’ no sabía quién era el productor, pero pensé en cierta manera que era una nueva evolución de Cristian y tuya en conjunto. Di por hecho de que ambos erais los productores pero luego en los créditos vi que habías colaborado con Juan Sueiro. ¿Cómo consigues mantener tu sello incluso trabajando con personas diferentes?

Yo creo que tiene que ver esencialmente con que yo también produzco mis canciones. No es que yo llegue con la guitarra como muchos creen sino que llego con una propuesta avanzada en secuencias, ritmos, sintetizadores, estilo… Entonces yo más que nada trabajo el enriquecer el sonido y agrandarlo.

La típica pregunta… ¿Has sentido muchas veces el prejuicio contra la mujer productora? A veces da la impresión de que la gente da por hecho que la mujer no es la productora y en tu caso, además de ser la compositora, llegas al estudio a encontrarte con los colaboradores llevando la producción ya muy avanzada.

Ehm… sí, todo el tiempo (risas). Siempre he tenido que decirlo y doble decirlo. Incluso me pasa con el disco de hora. Yo no lo vi pero me dijeron que habían publicado que si soy tan feminista por qué solo trabajo con puros productores hombres…y no dicen que yo soy productora también. Ese comentario ya es machista porque ni siquiera me están viendo productora a mi. Eso me pasa todo el tiempo y muchas veces es como «Me encanta cómo te produjo él», como no dándote mérito como ideóloga de un sonido. Simplemente un mérito, que no es menor, que es el de creativa de letras y cantante, que es como «un rol más de mujer», «más femenino», como «una poeta así perdida haciendo letras y melodías y poniéndose guapa». Pero en el fondo yo soy súper ‘nerd’ del estudio, cosas que en general a las mujeres no les interesa, pero no porque no les guste, sino porque hay una educación cultura que dice que la mujer y la ciencia no van de la mano y el trabajo del estudio es 100% físico y ciencia. Y no es porque a la mujer no le interesa, es porque están educadas así.

Ahora que hablas de educación, quería preguntarte por cuál crees que fue el secreto de la educación en tu casa. Tienes un hermano matemático que ha estudiado en la Universidad de Columbia, tú triunfas en el mundo de la música… Profesiones «poco convencionales»

Uhmm, yo creo que la clave es que nuestros padres nos apoyaron. Obviamente hay artistas a los que sus padres no les apoyan y generan esa garra como de «¡les voy a demostrar!». En nuestro caso siempre… bueno a pesar de que en algún momento para ellos era mucho mejor un hijo al que le iba bien en matemáticas que una hija a la que le gustaba la música, que es un arte. El arte hasta el día de hoy, por lo menos en Chile es como «te vas a morir de hambre», pero a pesar de todo me pagaron la carrera, porque en Chile no tenemos educación gratuita para todos. Ellos me pagaron una carrera de música y entrar en la universidad y estudiar una carrera de música, por fin algo que me gustaba me abrió la mente y me hizo agarrar muchas herramientas.

Lo que comentabas me ha recordado a una cosa que leí tuya en una entrevista en La Tercera sobre el feminismo. Decías que estás ya en una etapa 2.0 y que has comenzado a incluir hombres en tu equipo. Un discurso conciliador, de la misma forma que hablabas de política, diciendo que tenías amigos de derechas y de izquierdas…

Amarilla, en Chile me dirían amarilla (risas)

¿Te ha generado algún problema en redes sociales esa postura tan conciliadora? Porque parece que ahora, con algunos temas, si no se defiende algo de manera radical no se está defendiendo lo suficiente…

Sí, está bastante radical, muy dualista. Parece que uno tiene que ser de blanco o de negro. Yo creo que también lo justifica el momento histórico en el que estamos, porque también hay mucho dolor y furia. Y es entendible. Yo también he tenido mucha furia.

Siempre para revertir una situación de desequilibrio hay que empujar con más fuerza del lado descompensado. Me gustó mucho tu posición conciliadora… Cambiando de tema, ¿la concepción del disco la hiciste teniendo ya contrato con Sony?

La concepción no, yo empecé por mi lado. Luego ellos se me acercaron como artista para que yo siguiera haciendo mis discos, no para cambiarme y hacerme muy ‘mainstream’ porque yo no funcionaría de esa manera. Entrar en un sello ha sido para posicionarme en un mejor lugar, no con la ambición de ser Shakira, porque eso nunca lo seré. Ellos valoran mucho mis letras, mi forma de componer…

¿Te ha servido toda tu experiencia de autogestión para trabajar mejor con Sony?

Sí, porque no ha sido como que yo llegue nueva ahí, sino que yo llego con mi casa, con mi gente, con mis contactos. Juntos nos aliamos. Se trata de utilizar las herramientas de Sony pero desde mi propia estructura que es Meni.

Me imagino que te lo han preguntado 40 veces, ¿cuál es la diferencia de estar con una multinacional? Te la hago de otra manera ¿te pagan por ejemplo el billete en Business para venir a España?

(Risas) No, ¡no vine en Business! Vine en turista, tengo que confesarlo. Como he vivido en la independencia tanto tiempo soy una artista bastante austera, aunque sea el dinero de Sony me pongo como «no gastemos tanto». No soy de la generación de artistas de «¡Saquen el Dom Pérignon!». Yo tengo una cultura de austeridad totalmente, siendo chilena además. Entonces no veo necesario un billete en Business. Si tengo que ir a Chile de un día para otro quizás sí, pero para estar descansada y poder trabajar bien. Encuentro que es un despilfarro muy grande un billete en Business.

En ‘Espejo’ he notado que las letras son sobre conceptos más concretos. No hablas tanto de atmósferas o experiencias como en ‘Otra Era’ sino que cantas sobre cosas más específicas. ¿Ha sido algo premeditado o te ha salido así de manera orgánica?

Yo creo que voy poco a poco buscando eso, me gusta que después de hacer tantas canciones, pueda abstraerme y no hablar solo de mi propia experiencia sino de todas las experiencias humanas (que no son muchas tampoco) y crear originalidad dentro de eso. Ahora por ejemplo veo tu camiseta de Morrissey, que es un gran letrista y es un referente para mi. Porque puede hablar de una chica que está en un hospital, de muchos temas, sin necesidad de esa cosa contigente del artista sufrido que está viviendo su momento, que saca un disco porque quebró…

Y hablando de las letras… ¿Te costó dejar canciones sin letra, como ‘Escalera’ que tiene muy poca letra y que tiene esa cosa como ‘1917’ de Mecano, que sin letra y solo con música, parece que la música hable?

No, es la que menos me costó creo. La hice en muy poco tiempo. Para mi, conceptualizar, poner letra, ver de qué va a tratar la canción es lo más difícil. Entonces ‘Escalera’ dije «¿qué son los arpegios musicales sino escaleras?». Me encanta irme por ese lado más instrumentalista y creo que más adelante voy a explorar por ese lado, a profundizarlo más.

‘Escalera’ es de mis favoritas del disco y no suele ser común que triunfen las canciones sin letra…

Eso es lo que se busca con una pequeña letra, o sin poner letra. Por ejemplo, la Pastoral de Beethoven. Escuchas la sinfonía y te imaginas miles de cosas, los pajaritos… y no hay letra. La música es muy expresiva, a veces según voy componiendo, la misma música me va indicando la letra. Es muy impactante lo que pasa con la transmisión de emociones a través de la música.

El otro día subiste a Instagram también un cuadro con una escalera…
Sí, en eso está inspirada también, en un cuadro de William Blake.

‘Stairway to Heaven’, de William Blake.

¿Te resultó difícil elegir el primer ‘single’? Y más ahora que estás en una discográfica.

La verdad es que no soy muy buena eligiendo ‘singles’. Forma parte de una cosa así como azarosa… Me he dado cuenta que a veces he sacado ‘singles’ que luego la gente me ha dicho que debería haber sacado otro… Encuentro súper positivo que gente que sabe de esto me pueda ayudar a encaminarme y poder escoger cuál va a ser el primer ‘single’. Yo feliz así…

¿Qué música has escuchado durante la grabación del disco o qué referencias concretas has tenido?

He estado escuchando mucho el proyecto de una japonesa que se llama Wednesday Campanella. Y luego tengo mis cosillas que siempre están ahí como el primer disco de Madonna.

Justo ha muerto hoy el productor.

¿Jellybean Benitez?

No, el otro, Reggie Lucas.

Qué heavy, que en paz descanse… Bueno, ¿qué más he escuchado? Es que cosas modernas… eso, Wednesday Campanella. Me gusta porque tiene ese sonido atemporal, no tienen esa ansiedad de tener un sonido a la última.

A la hora de escribir las letras, ¿tienes en cuenta el usar un castellano así más neutro que se pueda entender en todos los países? Porque viendo tus países con más reproducciones en Spotify, Chile, España, México y Argentina tienen algunos modismos muy diferentes.

Creo que me ha salido así. Desde muy pequeña iba mucho a Argentina y uso bastantes palabras de allí, también españolas, pero me gusta pensar en cómo se va a comunicar. Entonces no me gusta ser tan coloquial, por una cosa de estética. Por ejemplo en Chile en vez de decir «¿me quieres?» diríamos «¿me querís?». Eso me gusta para hablarlo en mi vida diaria, pero para las canciones me gusta que sea un momento de lenguaje más ceremonioso.

¿Te ha pagado Turismo de Baleares ya algún viaje a Baleares por la tremenda publicidad que les haces en ‘Dentro de Ti’?

(Risas) Pues no, todavía no. No las conozco. Mira, le voy a decir a mi management que les escriba.

El éxito a través de las cifras del ‘streaming’

¿Miras mucho de dónde son tus oyentes en Spotify?

Sí, lo miro. No es que lo mire todos los días como la gente de marketing pero sí me gusta tener un panorama. Y todo el mundo puede ver en donde se escucha más. Lo contrario que en Apple Music. El otro día estaba en una charla de Apple Music y decían que no les gustaba que estén los números por esa cosa de que no se esté siempre como en competencia. Me pareció bien también.

¿Cuál es el lugar que más te ha sorprendido de los que te escuchan?

Con ‘Dentro de Ti’ me sorprendió mucho que subieron mucho las escuchas en Brasil, que no lo hemos trabajado, es un país como que está como encerrado en su propia música.

¿Para elaborar los ‘setlist’ tienes en cuenta las más escuchadas o armas el concierto en base a un concepto?

Un poco las dos cosas. Siempre tengo en cuenta que tengo que tocar las que están más arriba en escuchas, si no me pegan (risas).

Los vídeos

Con el vídeo de ‘Espada’ ejecutaste una jugada muy inteligente que fue apostar muy fuerte por crear un concepto visual. ¿Siempre has tenido claro que querías acompañar las canciones con vídeos espectaculares?

Siempre tenía las ganas de hacer vídeos pero creo que con ‘Espada’ y también con ‘Luz de Piedra de Luna’ se logró algo, porque trabajé con un artista muy poderoso visualmente que es Luis Cerveró. Creo que el videoclip es tan importante como el disco. Me ha pasado por ejemplo que mucha gente me ha dicho «no le puse mucha atención a ‘Dentro de Ti’ pero cuando vi el vídeo me cambió». Y eso pasa mucho. Como la gente está tan visual, todos quieren imaginar algo visual o que te muestren.

¿Cuál es tu vídeo favorito de los tuyos?

‘Luz de Piedra de Luna’. Me parece súper simple, lo grabamos en 4 horas. Es muy único, como que no se parece a nada. Con un vestuario potente de Carlos Díez.

Leí que habías descartado un vídeo, ¿se puede decir cuál?

‘Primera Estrella’, rodé uno nuevo.

¿Cuál va a ser el próximo vídeo de ‘Espejo’?

Estamos a la espera, aún no lo sabemos.

¿Pero hay candidatas?

‘Espejo’ y ‘Alma’. ¿Tú qué dices?

Entre esas dos ‘Espejo’, pero para vídeo también me gusta mucho la última del disco, ‘Cuando no la Esperas’.

Ah ya, pero esa no va a querer nadie. (Risas). Yo querría.

Su conexión con España

Me atrevería a decir que eres la única artista chilena contemporánea que realmente ha conseguido calar en España, tener una carrera potente con conciertos, festivales… ¿A qué crees que se ha debido? Hay otros artistas como Gepe que parece incluso que hayan desistido de venir a España…

Es que no es fácil venir a España. Está lejos, es caro para nosotros también… Yo creo que lo mío fue una mezcla de una cosa personal y profesional. Cuando yo vine a España me encantó, me sentía segura siendo mujer, sabiendo que nadie me iba a apedrear en la calle por ser homosexual. Todas esas cosas personalmente me gustaron así que siempre me gustó mucho venir como persona y también como artista. Porque la música que yo hacía, electropop, aquí tiene un lugar como más popular, con bandas como Fangoria o Mecano. Y en Chile todavía es algo más como de nicho, y a pesar de que ya he logrado tener un lugar popular en Chile siento que mi música está todavía relacionado como con una elite, y no es así. Y aquí en España tenéis a Chimo Bayo, Aviador Dro… Yo me influenciado mucho de esos artistas y creo que la gente lo ha visto en mi arte, y lo ha hecho suyo. Ha sido una combinación de muchos factores y obviamente yo tuve un muy buen impulso de mi primer manager aquí que fue Borja Prieto que me ayudó a posicionar muy bien. Él y Natalia Flores con Club Social apostaron un montón por mi. Fueron muchas cositas que se juntaron y que hicieron que yo ahora tenga una ‘fan base’ y que España sea como mi segundo país.

¿Tenías alguna conexión previa con España?

La conexión que yo tenía era la revista Rockdelux que nos llegaba atrasada y yo ahí podía ver más o menos el panorama musical. También veía anuncios de clubs y esa era la imagen que me hacía un poco. La primera vez que vine, como andaba con unos noruegos, me llevé un sabor frío de España. Pero luego cuando volví e hice amigos como Carlos Díez, Laura Put, Borja y Natalia… Eso me hizo venir más, quedarme tres meses, incluso abandonando un poco mi carrera en Chile. Es como una cosa que me surgió así de piel, como de no querer dejar nunca de venir Madrid sobretodo.

En Chile ya te has consagrado y tienes un lugar muy potente. Actuaste en el Festival de Viña del Mar, eras la única mujer en el homenaje a Jorge González…

Uhm… sí, yo creo que soy potente en Chile. ¡Pero costó! Costó porque en ‘Esquemas Juveniles’ yo tenía como una voz lánguida, y en una sociedad que busca «la súper voz» quizás era como «¿y esta niña desaborida?». Me decían desafinada… Quizás no habían muchos referentes de mujeres que querían transmitir más que tener una súper voz. Al principio las radios no me pinchaban y sí, tuve que empezar a sonar en Argentina para que las radios y los medios tradicionales en Chile me empezaran a poner ojos. Estoy contenta de tener una carrera sustentable en Chile, que no es fácil.

¿Qué podremos ver en Tomavistas, Primavera Sound y otros conciertos en España?

Vengo con banda, me he podido traer por primera vez mi banda de Chile. Tengo percusión, multi instrumentista. El ‘setlist’ va a ser 35% ‘Espejo’ y el resto repaso de mi carrera.

Connect