• Tel Aviv, oasis gay

    Tel Aviv ha celebrado este 2018 sus primeros 20 años de celebración del Gay Pride en sus calles. Todo un hito teniendo en cuenta que Israel como país tiene 60 años de edad. Este año hemos acudido para comprobar cómo de guay son estas celebraciones en el país de Dana International y hemos vuelto realmente sorprendidos. Por una razón u otra Israel está envuelto de una maraña de prejuicios y miedos que una vez que pisas su territorio se desvanecen, pero de eso te hablamos más adelante.

    La semana de celebración del Pride en Tel Aviv ha sido fantástica. Uno de los Pride mejores organizados del mundo, lleno de facilidades y con un elemento de valor incalculable: la amabilidad de los habitantes de Tel Aviv, que se desviven por descubrirte su ciudad, su país y hacerte la estancia lo más cómoda posible.

    Qué hacer entre semana durante el Pride

    La semana comenzó para nosotros visitando el LGTBQ Community Center, un centro de asistencia para miembros de la comunidad que necesiten ayuda, orientación… El centro ayuda a diferentes grupos del colectivo, jóvenes, adultos, tercera edad, personas sin recursos. Es bastante impresionante llegar al centro, que parece una especia de YMCA americano para la comunidad LGTBQ, y ver cómo conviven y cómo se ayudan unos a otros bajo un ambiente positivo y alegre. El LGTBQ Community Center se encuentra en Parque Meir Garden, donde durante la semana del Pride se realizan actuaciones. Nosotros en concreto vimos un festival Drag que nos teletransportó al Orgullo de Torremolinos o Sitges.

    El Parque de Agua
    Las celebraciones durante la semana son variadas, hay pedagogía pero también hay tiempo para lo puramente lúdico como por ejemplo la fiesta en un parque de agua, más orientada al público gay masculino donde estuvimos unas horas chapoteando en piscinas y deslizándonos por toboganes. Nos fuimos temprano porque teníamos otros compromisos pero la fiesta duró hasta que cayó el sol.

    Las playas
    Son muchas y variadas. Hay una exclusiva para hombres gay (muy cerca del Hotel Hilton) pero también tienes playas mixtas y playas de las de toda la vida. Las playas en Tel Aviv han sido una de nuestras mayores sorpresas. Nos imaginábamos un mar tipo Barcelona o Málaga pero nos encontramos más bien con una mezcla entre Mallorca y el Mar Menor de Murcia. Aguas cristalinas a una temperatura ideal y con movimiento. Llévate una buena protección solar porque el Sol es potente.

    Jaffa
    No todo va a ser ‘Sol, Arena y Mar’ como la canción de Luis Miguel. Si quieres viajar en el tiempo puedes visitar Jaffa, una ciudad pegada a Tel Aviv (con la que comparte municipalidad). Conocida como la parte árabe es una zona actualmente habitada heterogéneamente por cristianos, judíos y musulmanes. Tiene callejuelas en las que te puedes perder aunque también es cierto que algunas partes están un poquito gentrificadas. Pero vamos, como en cualquier ciudad del mundo a día de hoy.

    Fashion Tour
    Encontrar cosas autóctonas en términos de moda es cada vez más difícil con la globalización pero gracias al ‘Fashion Tour’ que nos obsequió la conocida drag Nona Chalant pudimos descubrir un circuito de tiendas de moda y joyería que solo venden producto ‘Made in Israel’, para promocionar y potenciar el talento nacional. Visitamos la tienda de Cassouto, que ha vestido a Lady Gaga con sus joyas, o la Fashion Boutique de Itay Lapid, que solo vende diseñadores de Israel.

    Nightlife
    Tel Aviv cuenta con una gran cantidad de bares gay o ‘gay friendly’. En la semana del Pride, muchas terrazas de hoteles se convertían en zona gay. Como recomendación te diremos que te pases por Shpagat, un bar gay bastante amplio, en el que se puede tomar algo a sus puertas o en el interior. Por la noche parece una verbena popular. También el ‘rooftop’ del BROWN Tel Aviv Hotel, muy cerca de Shpagat y con unas vistas estupendas.

    El Pride Parade

    Españoles que nos encontramos por Tel Aviv.

    La marcha del Pride se celebra en viernes, que es el equivalente al sábado para los Israelíes. Empieza bien tempranito (no como en Madrid). Desde las 11.00 ya hay gente comenzando la marcha, que transcurre desde el interior de la ciudad hasta la costa y luego recorre parte del litoral de Tel Aviv de norte a sur terminando en una gran explanada con un escenario gigante. Una vez llegados al final de la manifestación, la gente se divide en grupos: los que se van a fiestas ‘indoor’, los que se van a bares, los que se quedan en la explanada.

    Forever Tel Aviv, W.E. Party, Offer Nissim
    Muchas y variadas son las fiestas que se celebran en el día del Pride Parade y sucesivos. Pudimos comprobar la potencia de la fiesta de Forever Tel Aviv, con la actuación estelar de Netta. También asistimos a la fiesta al aire libre de Offer Nissim. A W.E. Party ya no llegamos porque nos teníamos que marchar a Jerusalem bien tempranito al día siguiente.

    Los mitos turísticos de Israel

    Cualquier persona que se ponga a buscar en Internet información sobre turismo en Israel se va a encontrar con un montón de informaciones llenas de prejuicios, exageraciones y escenarios que nada tienen que ver con nuestra experiencia. Es cierto que existe un conflicto entre Israelíes y Palestinos, bueno, mejor dicho: entre los Gobiernos de ambos. También es cierto que reducir todo un país lleno de diversidad y riqueza cultural a un conflicto político es simplista. Sin querer quitar importancia al conflicto, nos vamos a centrar en destacar la parte del país de la que nunca se habla.

    Dónde Comer
    La comida es uno de los mayores placeres en Tel Aviv. Si te gusta la comida de Oriente Medio te vas a poner las botas. Durante nuestra visita comimos en diversos restaurantes y bares. También en mercados callejeros. Si bien los mercados callejeros no fueron nuestros favoritos, los bares y restaurantes sí que nos dejaron con el paladar bien saciado. Una de las visitas típicas (algo así como el bocadillo de calamares en Madrid) es visitar Dr. Shakshuka y probar su plato estrella: sí, el Shakshuka. Una especie de pisto manchego con huevos estrellados. Muy especiados, eso sí.

    Dinero
    Manejarte con dinero en Israel es bastante sencillo. Si bien puedes pagar con tarjeta en casi todos los comercios es recomendable sacar una cantidad de Shekels en metálico para micropagos callejeros. Procura sacarlos en un cajero automático que sea de una entidad bancaria. Evita los cajeros de marca blanca que abundan por las calles porque te llevarás un buen comisionazo. Un Shekel es más o menos un cuarto de euro. Cuatro Shekels, Un euro. Y así.

    Cómo llegar
    Air Europa tiene vuelos diarios a Tel Aviv y sus aviones son una maravilla porque viajas en los nuevos Dreamliner de Boeing. 100% recomendable. Desde el aeropuerto a Tel Aviv no hay mucha distancia por lo que encontrarás diversas maneras de llegar al centro de la ciudad.

    Dónde alojarse
    Pues como en cualquier ciudad del mundo. Busca en Booking o Airbnb en relación a tu presupuesto y exigencias. Nosotros te vamos a recomendar el Hotel Nyx, que es donde nos alojamos. Céntrico, moderno y buenos servicios. Y encima conocimos a Andy Cohen.

    Mitos derribados sobre viajar a Israel

    Los controles en el aeropuerto
    Habíamos leído un montón de historias truculentas sobre controles exhaustivos en los aeropuertos. Primer mito derribado. En nuestro embarque con Air Europa en el Aeropuerto de Barajas no hubo ni una sola pregunta, nada. A la llegada las mismas preguntas que te hacen al llegar a un montón de países como Estados Unidos o Canadá: “¿dónde te vas a alojar?, ¿cuál es el motivo de tu viaje?”. Nos han dicho que con otras aerolíneas puede haber preguntas en el aeropuerto de origen, pero preguntas muy similares. A la salida del país sí que es cierto que hay más control. Tres en concreto. Primero haces cola durante unos 30 minutos, te preguntan qué zonas del país has visitado, si alguien te ha regalado algo, cuál ha sido el motivo de tu viaje. Todo con un tono perfectamente normal. De ahí pasas a dejar la maleta. Luego te escanean el equipaje de mano como en todos los aeropuertos del mundo y pasas a un tercer control: lectura de pasaporte con reconocimiento facial. Vamos, que son unos controles muy similares a los de otros países.

    La seguridad en las calles
    Seguramente hayas leído que las calles de Israel están llenas de militares con ametralladoras. Pues no, tampoco vimos tantas. De hecho en Tel Aviv vimos como mucho un par. La cosa cambia en ciudades como Jerusalem, sobre todo en zonas de paso a áreas palestinas. Ahí sí que vimos unos cuantos, pero en ningún momento se respira tensión o peligro. Durante nuestra visita a Israel, sin exagerar, recibimos unos 20 mensajes preguntándonos si era seguro. Y sí, nos pareció seguro. Igual de seguro que Nueva York, Londres o Barcelona.

    El conflicto es omnipresente
    Pues tampoco. Si bien es cierto que visitamos el país como turistas, no percibimos que el conflicto sea un monotema. El sol sale por la mañana y la gente hace vida normal. En las calles ves a árabes y judíos haciendo vida en común. Volvemos a lo mismo: es un conflicto grave entre sus gobiernos pero Israel no es solo un conflicto.

    Input your search keywords and press Enter.