La historia de Molly Bloom, ‘la princesa del poker’

Actualidad

La historia de Molly Bloom, ‘la princesa del poker’

‘Molly’s Game’ se estrenó en los cines españoles en enero de 2018. Aaron Sorkin, uno de los guionistas mejor valorados de Hollywood, dio el salto a la dirección con esta película protagonizada por la actriz californiana Jessica Chastain (como Molly Bloom), Idris Elba y Kevin Costner basada en la vida de Molly Bloom. Conocida como ‘la princesa del poker’, esta esquiadora olímpica organizaba partidas clandestinas del popular juego de cartas en la que participaban estrellas del deporte, ricos norteamericanos, así como actores y productores de Hollywood. Un auténtico imperio de apuestas ilegales que se derrumbó en abril de 2013, cuando fue arrestada por el FBI, junto con otras 33 personas, y acusada de pertenecer a una red de juegos de azar ilegales de 100 millones de dólares y lavado de dinero.

Molly Bloom nació el 21 de abril de 1978 en Loveland, ciudad del estado estadounidense de Colorado. Su padre, Larry Bloom, es psicólogo clínico y trabaja como profesor en la Universidad de Colorado, mientras que su madre, Charlene Bloom, es instructora de esquí y snowboard. Desde pequeña siempre tuvo el listón muy alto, especialmente por la personalidad exigente y perfeccionista de su padre, que le inculcó la idea que, si no era la mejor del mundo, sus logros no servirían para nada en la vida. Molly se interesó por el esquí acrobático de estilo libre. Formó parte del equipo de esquí de Estados Unidos, incluso llegó a estar tercera en el ranking del país. Sin embargo, una caída durante una carrera de clasificación olímpica frustró su prometedora carrera deportiva como esquiadora.

Aquella lesión marcó un antes y un después en la vida de Molly Bloom. Con el esquí fuera de su vida tras su retirada profesional en el año 2003, la estadounidense sintió la toda la presión de su familia para alcanzar el éxito, ya que su hermano, Jeremy Bloom, participó como esquiador en los Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City 2002 y Turín 2006, y además también fue jugador de fútbol profesional en los Philadelphia Eagles y los Pittsburgh Steelers de la National Football League (NFL). Por otro padre, su otro hermano, Jordan Bloom, se graduó como cirujano en la Escuela de Medicina de Harvard. Todo parecía indicar que Molly optaría por matricularse en la Facultad de Derecho, que siempre había su plan B, pero perdió el interés y se mudó a Los Ángeles.

Su primer contacto con el poker

Molly Bloom encontró diferentes trabajos en su nueva vida en la ciudad californiana. De hecho, la ex esquiadora comenzó a trabajar como camarera y asistente ejecutiva del empresario inmobiliario Darin Feinstein, que también era el propietario del exclusivo club nocturno The Viper Room. Un día, Feinstein le pidió ayuda a Molly para organizar una partida de poker en el club nocturno. La joven nacida en Loveland no tenía ningún tipo de conocimiento sobre el juego de cartas, por lo que decidió buscar información a través de internet en una pequeña investigación personal. Se presentó a su primera partida con su traje más espectacular, un plato de queso de un supermercado y un CD de música que había grabado con canciones clásicas de las películas de poker.


Fuente: https://www.tiebreaker.com

En esa primera partida, la apuesta mínima era de 10.000 dólares. Una mesa que estaba compuesta por grandes referentes de Wall Street, multimillonarios y actores de la categoría de Tobey Maguire y Leonardo DiCaprio. De hecho, según cuenta Molly Bloom en su libro titulado Molly’s Game: The True Story of the 26-Year-Old Woman Behind the Most Exclusive, High-Stakes Underground Poker Game in the World, Maguire pagaba a DiCaprio para que estuviera sentado en la mesa, ya que era el gancho perfecto para atraer a otros actores de Hollywood. Una estrategia que funcionó, ya que multimillonarios y empresarios comenzaron a participar en las partidas por el simple hecho de sentarse al lado de actores mundialmente conocidos. Por su parte, Molly se dio cuenta rápidamente de la oportunidad que tenía entre sus manos, especialmente después de ganar 3.000 dólares en propinas en su primera noche.

La gallina de los huevos de oro

El poker se convirtió en la gallina de los huevos de oro para Molly Bloom. Tras un largo periodo de tiempo organizando partidas para Darin Feinstein, la ex esquiadora fue despedida por una serie de discrepancias con su jefe. En ese momento, la joven decidió utilizar su red de contactos para comenzar a organizar torneos de poker por su propia cuenta. Convenció a los clientes habituales del The Viper Room para reunirse en habitaciones de hoteles de cinco estrellas, por donde aparecieron actores como Ben Affleck, Matt Damon o Nick Cassavetes, estrellas del béisbol como Alex Rodríguez o extenista Pete Sampras, y artistas como Nelly, entre muchos otros. En esas primeras partidas organizadas por ‘la princesa del poker’, la apuesta mínima era de 10.000 dólares, aunque esa cantidad fue aumentando con el paso del tiempo hasta alcanzar los 250.000 dólares.

La enemistad con Tobey Maguire, uno de los actores de ‘El Gran Gatsby’, motivó su mudanza a Nueva York, donde instaló un negocio ilegal mucho más grande para organizar sus partidas de poker. Sin embargo, la vida de Molly Bloom dio un giro radical en La Gran Manzana. Sus partidas se llenaron de personajes más sombríos, miembros de la mafia rusa, jóvenes ricos y multimillonarios de Wall Street, los cuales se llevaban jugando hasta tres días seguidos por un bote de 100 millones de dólares. La joven se volvió adicta a las drogas arrastrada por el descontrol del juego para mantenerse despierta durante las largas jornadas del juego de cartas.

La caída de Molly Bloom empezó cuando tomó un porcentaje del bote, ya que prestaba dinero a los participantes, por lo que cruzó una línea gris con la que violó una ley federal. En 2011, el FBI conquistó todos sus bienes en una redada con más de 15 agentes federales en su apartamento. Todo ello motivado por la detención de Bradley Ruderman, administrador de fondos de cobertura, que organizó un esquema Ponzi para estafar a sus clientes para recuperar los 5 millones de dólares que había perdido en las partidas de poker organizadas por Molly. Dos años más tarde, la ex esquiadora fue arrestada en Nueva York y acusada de enriquecerse de forma ilegal organizando partidas de poker. En mayo de 2014 fue condenada a un año de libertad condicional y tras salir de la cárcel, escribió su biografía y propuso a Sorkin su adaptación al mundo del cine.

Spread the love

Last modified: 07/10/2019