Bonnie Tyler ha ganado Eurovisión 2013 como todos los pronósticos auguraban. ‘Believe In Me’ se erigió con el trofeo de ganadora aunque el festival se celebrará en Dinamarca el año que viene, debido al euro-escepticismo que vive Reino Unido últimamente, que no toca a Europa ni con un palo en la distancia. Dinamarca también es euro-escéptica pero como lo ha sido siempre pues han aceptado la tarea de organizar el festival, ya de paso le dan una alegría a Emmelie de Forest, que a la chica le habían dicho desde enero que iba a ganar.

Bueno, por desgracia todo esto es una broma que no tiene tampoco mucha gracia (mira, da gracias a que es domingo y estamos trabajando). La pobre Bonnie quedó relegada a una posición horrible que nos hace replantearnos todo los silogismos que llevan a la audiencia a votar una cosa u otra. ¿No la votaron por que la canción era mala? ¿Por querer darle una oportunidad a alguien joven sabiendo que Bonnie tiene dinero y fama para vivir tranquila el resto de su vida? Una cosa es segura, si no la votaron no fue por su actuación, porque fue impecable.

Bonnie Tyler demostró que las tablas son algo que sólo el tiempo te da y se creció con la canción consiguiendo que nos enganchara aún más que con la studio version. Y el “Yesss” del final… ¡épico!


Bonnie Tyler ha ganado Eurovisión 2013 como todos los pronósticos auguraban. ‘Believe In Me’ se erigió con el trofeo de ganadora aunque el festival se celebrará en Dinamarca el año que viene, debido al euro-escepticismo que vive Reino Unido últimamente, que no toca a Europa ni con un palo en la distancia. Dinamarca también es euro-escéptica pero como lo ha sido siempre pues han aceptado la tarea de organizar el festival, ya de paso le dan una alegría a Emmelie de Forest, que a la chica le habían dicho desde enero que iba a ganar.

Bueno, por desgracia todo esto es una broma que no tiene tampoco mucha gracia (mira, da gracias a que es domingo y estamos trabajando). La pobre Bonnie quedó relegada a una posición horrible que nos hace replantearnos todo los silogismos que llevan a la audiencia a votar una cosa u otra. ¿No la votaron por que la canción era mala? ¿Por querer darle una oportunidad a alguien joven sabiendo que Bonnie tiene dinero y fama para vivir tranquila el resto de su vida? Una cosa es segura, si no la votaron no fue por su actuación, porque fue impecable.

Bonnie Tyler demostró que las tablas son algo que sólo el tiempo te da y se creció con la canción consiguiendo que nos enganchara aún más que con la studio version. Y el “Yesss” del final… ¡épico!