• Detenido el marido de Ana Rosa Quintana

    Asuntos Internos de la Policía ha irrumpido esta mañana en varios domicilios para llevarse detenidos al empresario sevillano Juan Muñoz, su hermano y el abogado de ambos por contratar al comisario de Policía José Manuel Villarejo para realizar un chantaje. Según varios medios, los agentes detectaron que los hermanos Muñoz habían contratado a Villarejo tiempo antes de su detención -en noviembre del pasado año- para hacer un seguimiento a una tercera persona y chantajearle si no recuperaban una deuda.

    Se han producido registros en Sotogrande, Marbella y Madrid, ordenados por el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea, que lleva la instrucción de la conocida Operación Tándem . El empresario, marido de la periodista Ana Rosa Quintana, ha sido arrestado en Madrid, mientras que a su hermano en Andalucía, por orden de la Fiscalía Anticorrupción. Ambos declararán en las próximas horas ante la Policía.

    Esta operación, autorizada por el juez, se produce el mismo día que éste comunica que archiva otras dos piezas más de la causa que investiga a Villarejo. A pesar de que el instructor ha ordenado varios registros vinculados a los hermanos Muñoz, en otras dos piezas acaba de archivar las pesquisas contra los clientes del comisario, que le contrataban para obtener información confidencial por altas cantidades de dinero.

    En los registros en el domicilio de Villarejo el pasado 3 de noviembre, los agentes descubrieron numerosas conversaciones del comisario grabadas en las que quedaba demostrado que éste realizaba negocios privados ajenos a su función pública y por los que cobraba grandes cantidades de dinero.

    Hace unos días se conoció que uno de esos clientes era Corinna zu Sayn-Wittgenstein, quien le llegó a reconocer que actuaba como testaferro de Juan Carlos I. Los investigadores sospechan que Villarejo cobraba por realizar informes y gestiones grandes a través de sociedades radicadas en paraísos fiscales. Entre sus trabajos ofrecía información confidencial, obtenida por sus contactos en la Policía, así como datos privados de Hacienda o del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales.

    De una de esas grabaciones y documentación incautada en su domicilio, los investigadores han detectado una nueva modalidad de actuación de Villarejo. En el caso de los hermanos Muñoz, el comisario habría sido contratado para chantajear a un letrado para que sus clientes pagaran una deuda que tenían con ellos. Para realizar el chantaje se habrían realizado seguimientos y utilizado métodos ilegales. Ahora los investigadores quieren conocer si los ‘clientes’ de Villarejo conocían estos métodos utilizados y si finalmente el chantaje se llevó a término.

    Input your search keywords and press Enter.