Leticia Dólera se pronuncia por fin con una carta de tres páginas

Música, Portada

Leticia Dólera Respuesta en Twitter
Leticia Dólera al parecer ya ha encontrado su contraseña de Twitter (llevaba dos semanas sin publicar nada) y ha publicado una carta de tres páginas respondiendo a la polémica generada por el caso de Aina Clotet. Bromas aparte (suponemos que no habrá perdido la contraseña), la actriz ha contestado extensamente y ha justificado su silencio con la excusa de haber estado finalizando la serie (pues mientras la rodaba tuiteaba con normalidad).

El caso es que la respuesta deja a Leticia en un lugar quizás aún más incómodo del que se encontraba porque ya en una primera lectura se encuentran varias contradicciones y varios puntos que dejan claro que no está sabiendo gestionar esta crisis. Vamos por puntos:

– El seguro.
Al principio de la carta dice que “el productor le comunicó el problema que estaba teniendo con el seguro y la falta de cobertura que esto suponía” y al final sale con que “en esta producción ha habido cinco mujeres embarazadas” y “el sobrecoste que ello implicaba no fue nunca un problema, faltaría más”. Pues chica, Leticia, ¿en qué quedamos?

– Las excusas.
Leticia da un montón de excusas técnicas, algunas muy detalladas. Otras son excusas muy baratas como “imposibilidad de retrasar o adelantar el rodaje” o “la imposibilidad de hacer FX”. Esos imposibles que dice Leticia no son en realidad imposibles, son cuestiones de presupuesto. ¿Por qué no dice claramente que por falta de presupuesto no se podía permitir esos lujos y que optó por sacar la serie adelante con otra actriz que no le complicara el plan de producción?

– El cutrerío.
En algunos momentos del texto Leticia parece querer dar apoyo a Aina Clotet y ensalzar su figura pero lo hace con unos argumentos que quedan muy cutres en una producción de una empresa que factura miles de millones de euros como Movistar +. Dice Leticia: “Aina nos propuso invertir su sueldo para costear la post-producción de borrar su barriga de embarazada. Eso no solucionaba todos los contratiempos explicados anteriormente. Dejando de lado que el coste no se cubriría ni de lejos con el sueldo de Aina”. Veamos ¿esto en qué lugar deja a Aina? ¿Insinúa que cobraba una mierda o que la post producción es muy cara? Y si es lo segundo ¿por qué no volvemos al punto anterior y admite que por falta de presupuesto no podía trabajar con Aina en lugar de escribir todo este texto?

– El colofón final.
Después de dar la razón punto por punto a Aina, que no fue contratada por estar embarazada y punto, Leticia hace una reflexión final donde critica precisamente que en la industria se castiga a las mujeres por estar embarazadas. Mira, Leticia, tócate el conejo.

Aquí tienes las tres cartas completas. Lo mismo podría haberlo publicado como libro con una portada bonita:

Last modified: 05/12/2018